Después de la inundación

Una obra que realizamos hace unos años, sufrió una avería por rotura de una tubería de su vecino superior.

Hubo daños en pintura, en los papeles, la tarima y varias cosas más.

Nuestros clientes, intentaron sacar lo bueno del mal rato de la avería, y arreglaron esos puntos estéticos, y aprovecharon para algún que otro arreglito nuevo, como los interiores de los armarios, el vestidor nuevo. Cambiar las puertas de toda la casa. Instalar cristales de mayor eficiencia en la ventanas al exterior. Modificar algo la cocina, incorporando otros módulos de armarios. Colgar lámparas nuevas, etc.

Un pequeño cambio, que dio la imagen de tener una casa nueva. Se solucionó lo estético de la avería y se le dio a la casa un aire nuevo, como si se hubieran mudado a una nueva.
No siempre hay que hacer grandes cambios.